24 de julio de 2016

¿Y si no hubiera habido guerra civil española? III


 El golpe de estado fracasa y el gobierno recibe un balón de oxígeno muy necesario tras los altercados de los meses pasados. El sector priestista se afianza en el PSOE al tiempo que los caballeristas pierden influencia. El partido corre menos riesgo de dividirse. La actividad política de Falange Española pasa a desarrollarse exclusivamente en la clandestinidad, con sus medios de prensa cerrados y su cúpula en prisión o paradero desconocido. Renovación Española cuenta con un poco más de suerte pero su indiscutible líder, Calvo Sotelo, está preso y su ausencia en las Cortes se deja notar. Gil-Robles vuelve a ser el hombre fuerte de la derecha y paulatinamente irá acercando posiciones ideológicas hacia el sistema italiano.

Sin guerra civil el PCE continúa siendo un partido conocido pero no de masas. La afiliación izquierdista más motivada políticamente es la anarquista que pese a no presentarse a elecciones tiene una gran influencia en la negociación de la reforma agraria y las condiciones de trabajo. La Iglesia continúa siendo un actor relevante políticamente pero estará lejos de lograr una influencia decisiva en la enseñanza. Al mismo tiempo, el veto constitucional a la subvención pública de la Iglesia afectará negativamente al mantenimiento de su patrimonio, detalle que tendrá consecuencias.

Igual que sucedió en la "Sanjurjada" de 1932, los juicios a los implicados en el golpe tienen lugar a las pocas semanas. En esta ocasión no se conmutan las penas de muerte de los principales responsables militares, en el caso de los civiles muchos son encontrados no culpables al no hallarse pruebas. Calvo Sotelo es puesto en libertad pero decide refugiarse en Portugal.

Y en esto llegan los Juegos Olímpicos de Berlín, en los que esta vez sí participa España pese a haber amenazado (igual que el resto de países) con el boicot debido a la prohibición alemana de dejar participar en deportes a los judíos. Estas olimpìadas son un éxito propagandístico para la Alemania nazi. Durante esas dos semanas, la propaganda antijudía es retirada de las calles y reciben la visita de miles de turistas. Alemania ofrece su cara más amable pese a que la oposición antinazi ya se encuentra en campos de concentración, miles de judíos ya han sido asesinados y las Leyes de Nuremberg están en vigor.

En la prensa van adquiriendo cada vez más espacio los acontecimientos internacionales. A casi nadie se le escapa que desde el ascenso de Hitler al poder y con la política expansionista italiana —bombardeo de Corfú, "pacificación" de Libia, conquista de Etiopía— una próxima guerra está a punto de suceder en Europa. Tal como ocurre en la Primera Guerra Mundial, los acontecimientos internacionales salpican la política nacional. España se divide en principio entre partidarios de las potencias aliadas, partidarios del modelo italiano y seguidores del modelo soviético. Entre los primeros se encuentran los partidos republicanos y parte de la CEDA, entre los segundos Renovación Española y a favor de los soviéticos el PSOE y el PCE, pero no el POUM. Los anarquistas, nacionalistas y carlistas no adoptan preferencias.

En la política nacional los estatutos vasco y gallego son aprobados en las Cortes y se fija  para septiembre la fecha de las primeras elecciones. Los carlistas siguen negociando el estatuto navarro y aparecen reivindicaciones autonomistas en algunas otras regiones. Los disturbios en el país bajan de intensidad pero no desaparecen. Esporádicamente son ocupadas fincas y fábricas como medio de presión de las principales centrales obreras CNT/UGT. En Cataluña y Aragón en algunos pueblos se proclama el "comunismo libertario", la implementación de la reforma agraria tiene como consecuencia la creación de alguna comunidad campesina donde el anarquismo libertario se establece como sistema social, al estilo de los kibutzim israelíes.

Doctrinas militares

La "purga" de oficiales en el ejército obliga al gobierno a reformarlo una vez más, pero en esta ocasión la reforma se hará bajo supervisión militar. La renovación del material se hace sobre todo en la aviación, los astilleros están finalizando el crucero Baleares que con su gemelo, el Canarias, son de los cruceros pesados más rápidos del momento. Sin embargo no se promueve la adquisición de material móvil, ni transporte blindado, ni artillería, ni tanques; la última experiencia de guerra blindada en el teatro europeo (y mundial) es de la Primera Guerra Mundial. España seguirá la doctrina francesa de uso de los tanques como apoyo de la infantería.

Sin embargo los llamados "sucesos de julio" o la "segunda sanjurjada" ponen de relieve dos circunstancias: la primera, la utilidad del servicio de inteligencia y la segunda, la necesidad de que la autoridad republicana no trate como un elemento hostíl a las fuerzas armadas. Ortega en un artículo dice que la probada lealtad del ejército debe tener su respuesta en forma de lealtad hacia el ejército. En los análisis de las causas del golpe que lleva a cabo el gobierno de forma discreta, se llega a la conclusión de que el apoyo político-civil había sido muy limitado y que el golpe tuvo su principal causa en eld escontento militar hacia las reformas de Azaña de los primeros años de la República. Pese a mostrar una gran reticencia (y palabras nada agradables en sus Memorias) Azaña comprende la necesiodad de ser práctico y encarga la formación de una comisión para la renovación del ejército, su modernización, y, en su caso, su depuración. Franco, Miaja, Masquelet y Queipo de Llano son los principales generales presentes en esa comisión.

La España de 1936 es de los pocos países europeos que cuentan con una oficialidad en activo con experiencia de guerra (Marruecos) aún así el ejército arrastra muchos vicios del pasado: despropporción de altos mandos, corrupción, carencia de formación para la suboficialidad, etc. Como se ha dicho, se da un impulso a los servicios de inteligencia, adoptando un extenso uso de la radio, comunicaciones redundantes y se disponen nuevos cables submarinos entre los archipiélagos, Marruecos y la península. Se inaugura una nueva Escuela de Suboficiales, se adquiere nuevo material de formación para las escuelas de ingenieros (pese a la insistencia de Franco no se reabre la Academia de Zaragoza).

Al no haber guerra civil, no entran en España aviones alemanes ni soviéticos. La modernización de la Aeronáutica Militar se hace con aparatos ingleses (Bristol y Vickers) y estadounidenses (Douglas DC-2 y DC-3). Se debate la utilidad del entrenamiento paracaidista y para ello de forma experimental se forma una bandera paracidista legionaria. La idea era contar con una fuerza de intervención rápida capaz de lanzarse sobre un objetivo con poco o ningún preaviso.

En la Armada aparte de los mencionados cruceros pesados Canarias y Baleares, la construcción de los submarinos de clase D no se vió paralizada ni postergada.

En el ejército de Tierra la adquisición de material francés fue escasa ya que la doctrina de batalla se centró en el uso extensivo de la infantería.

La ausencia de guerra civil española afecta a otros países. Los alemanes no podrán entrenar a sus pilotos de Stukas ni los italianos podrán mejorar sus carencias en el despliegue de grandes contingentes de tropas. Pese a que en la URSS ya se estudia la doctrina blindada no se tiene experiencia de combate real y ninguna nación, excepto Alemania, ve un gran futuro a la guerra móvil.

La situación internacional

La remilitarización de Renania y la guerra en China ocupan las portadas de los periódicos. El gobierno republicano mantiene un perfil bajo, conocedor de la división política en España y aludiendo al precepto constitucional de la renuncia a la guerra como instrumento político. Salvador de Madariaga es nombrado representante de España ante la Sociedad de Naciones. Su condena a la ocupación japonesa de Manchuria le hace merecedor del nombre "Don Quijote de la Manchuria" (como realmente pasó en nuestra línea temporal).

España no se moja pero en el teatro europeo cada vez es más evidente que para la próxima guerra se formarán bandos en función de los sistemas políticos, cuya coexistencia pacífica parece ya imposible. Así, España se aproxima qa las posiciones de Francia y Reino Unido como vía para evitar el expansionismo italiano.

El pacto anti-comintern de contención de la URSS firmado por Alemania y Japón es rechazado por la Sociedad de Naciones sin mucho éxito. Al año siguiente, en 1937, se unirá a este pacto Italia. En marzo del 38 tiene lugar la anexión de Austria y durante esa primavera en varias ocasiones se moviliza parcialmente el ejército francés (como realmente sucedió). De la misma manera, España aumenta su actividad naval en el estrecho de Gibraltar y en las Baleares.

En julio del 38 tiene lugar la Conferencia de Évian en la que esta vez participa España que acepta acoger a 20.000 refugiados judíos alemanes y austríacos. En septiembre tiene lugar los Acuerdos de Munich, el intento de apaciguamiento de la Alemania nazi es vendido como un éxito diplomático italiano y el resultado es la anexión de los Sudetes checoslovacos al Tercer Reich. A la reunión asiste el ministro de Asuntos Exteriores de España Justino de Azcárate.

A comienzos de 1939 Alemania no aprueba el Plan Z (plan de renovación de la Kriegsmarine), porque entre otras cosas les faltan materias primas que en nuestra línea temporal obtuvo de España. En estos años de rearme y tensa paz en Europa, España exporta aluminio y tungsteno principalmente a sus socios comerciales británicos y franceses. También se firma un acuerdo comercial con Estados Unidos para la importación de petróleo. No se crea un monopolio de petróleos del estado sino que empresas norteamericanas comienzan a distribuir gasolina por el país.

En marzo Alemania no envía un ultmátum a Lituania para que ceda la región fronteriza de Klaipedia, sin embargo si lo hace por la Ciudad Libre de Danzig. En respuesta al expansionismo alemán, Reino Unido y Francia firman un acuerdo garantizando la independencia de Polonia. Alemania mientras tanto, establece el gobierno títere de Eslovaquia y se anexiona el resto de la República Checa, creando el Protectorado de Bohemia y Moravia.

Alemania envía pactos de no agresión a las naciones escandinavas, que la rechazan. Italia invade y se anexione Albania y también envía un pacto de no agresión a España, que lo rechaza.

El 23 de agosto la Alemania nazi y la Rusia comunista firman un pacto de no agresión. Al día siguiente envía un ultimatum sobre Danzig y el corredor polaco, que Polonia rechaza. Al día siguiente comienza la guerra (cinco días antes que en nuestra línea temporal y tal como estaba programado por el ejército alemán).





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada