25 julio 2016

¿Y si no hubiera habido guerra civil española? IV

Sin mucho preámbulo llegamos a las últimas semanas del verano de 1939. Puede que entre 1936 y 1939 haya habido cambios en el gobierno (continuaba la tradición decimonónica de hacer frecuentes cambios en las carteras ministeriales), pero para la historia de gran angular no son relevantes. Es más que probable que Portela Valladares no continuara siendo presidente de la República pero con Azaña en la presidencia del gobierno no parece haber un candidato óptimo para sustituirlo (sobre todo teniendo en cuenta que la coalición del Frente Popular ya es solo un recuerdo). La división de la oposición es el mejor motivo de estabilidad del gobierno que sostienen Izquierda Republicana, Unión Republicana y parte del PSOE.

Hay un hecho fundamental en esta ucronía. En nuestra línea temporal la Segunda República fue un régimen que vivió rápido y dejó un cadaver joven. En el lapso de cinco años (31-36) y con el "parón" de reformas del bienio rectificador (33-35) la república nunca tuvo oportunidad de asentarse. En el 1939 alternativo ha tenido tres años más de asentamiento. Los estratos conservadores de la sociedad proclives al mantenimiento del statu quo van relacionando cada vez más a la república con el orden y con la idea de "el sistema". Este marco mental se acentúa por la oposición antisistema que plantean anarquistas y comunistas. La mayoría de los republicanos del gobierno, incluso los de izquierdas como Azaña no dejan de ser anticomunistas y ellos siempre son preferibles para la burguesía católica que el caos de la revolución. Además, un ejército leal, ya depurado, ampliamente anticomunista parece garantía suficiente para contener una posible revolución.

Como el resto de países de su entorno, España no esquiva los sobresaltos de caracter político que llevan a la ocupación de fábricas, fincas y convocatoria de huelgas. Hay que dar por hecho que existe una alta conflictividad social. En el aspecto político puede que los carlistas hayan conseguido el estatuto de autonomía de Navarra, dejando de lado su reclamación de incluir al requeté como fuerza de seguridad regional. La idea autonomista va calando en la sociedad como una idea "propia" de la derecha política frente al jacobisnimo republicano y al estado totalitario que proclaman los comunistas. Llegamos a este verano de 1939 con gobiernos autonómicos en Galicia (Partido Galeguista e Izquierda Republicana), País Vasco (PNV, ANV, PSOE), Navarra (Comunión Tradicionalista) y Cataluña (ERC, POUM, consejeros sin cartera de CNT).

Preparativos para la guerra


Más allá de la adquisición de material británico y francés y de los acuerdos comerciales para obtener combustible estadounidense, España hace preparativos para la guerra que está a punto de comenzar. La amenaza inmediata que valora el Estado Mayor se centra en el archipiélago de las Islas Baleares. Se erigen fortificaciones, se instalan nuevas baterías de costa y se refuerzan las escuadrillas de la Aeronáutica Naval desplegadas en aeródromos de las islas. Se instalan a su vez las primeras Estaciones de Vigilancia Aérea con los modernos radares gracias a la importancia que se le dio al desarrollo de la interceptación de comunicaciones por radio y a los medios técnicos de los servicios de inteligencia después del fallido golpe de 1936.

Varias reuniones secretas con representantes de los ejércitos británico y francés convencen al gobierno de la muy posible invasión de Francia por parte de Alemania (idea por la que hacía lobby la Asociación Española de Ayuda a los Refugiados Judios, sita en Barcelona). Pese a la insistencia de no comprometer a España en ninguna aventura militar y negarse Azaña a preparar una Fuerza Expedicionaria para enviar a Francia (como ya estaban haciendo los ingleses), se decide situar discretamente a una parte importante del ejército cerca de los Pirineos, movimiento que no es ignorado por la inteligencia alemana.

La doctrina militar alemana para la guerra en Europa seguía basándose en el Plan Schlieffen (ideado por primera vez en 1906, puesto en práctica en 1914 y conocido por todos los militares del planeta): un ataque rápido contra Francia para obtener una pronta victoria en el oeste y poder llevar al ejército hacia el este para enfrentarse con todos los recursos posibles contra Rusia. Con una España hostíl a Alemania o al menos no proclive a cooperar, la conquista de Francia tenía que incluir obligatoriamente la conquista de España para que el ejército alemán no tuviera la amenaza de abrírsele un segundo frente mientras operaba en el este. Además, la conquista de España tenía como objetivo secundario la toma de Gibraltar para cerrar efectivamente el Mediterráneo a la actividad de la Royal Navy y poder hacer avances hacia el canal de Suez y el petróleo de oriente medio sin dejar la retaguardia descubierta.

En nuestra línea temporal alternativa Alemania tiene que reservar muchos más recursos para el frente occidental y el Plan Schlieffen constará de una primera fase opuesta a su planteamiento inicial: una rápida captura de Polonia (que habría de ser repartida con la Unión Soviética) para llevar las principales unidades contra Francia y España. El plan es ahora varios grados más complicado que lo que podría haber sido de haber guerra civil española: España tiene cientos de kilómetros de costa por donde puede recibir apoyo británico ya que la Kriegsmarine no produce tantos submarinos en nuestra ucronía debido a la ausencia de las materias primas españolas.

Otro hecho relacionado con el foco puesto en la inteligencia militar es la creación del Departamento K, una sección de espionaje que lleva a cabo su actividad sin informar —de momento— al gobierno. Sus agentes operan sobre todo en Italia, obteniendo fotografías e información de su flota, sus bases navales y sus movimientos. Las embajadas de varios países son puestas bajo estrecha vigilancia y sus comunicaciones intervenidas. De todas ellas obtienen información valiosa excepto de la alemana, que utiliza un código indescifrable.

El problema de poner a una España sin guerra civil en 1939 es que si comparamos los datos de los países, la España real de 1939 era un país consumido por la guerra. En nuestro caso no es así pero no tenemos una buena forma de compararla con los demás países. Podemos utilizar datos de 1935 para tener una idea de dónde estaría ubicada económicamente España. Según Gapminder, en 1935 habría un primer grupo de países formado por Estados Unidos y Reino Unido con alrededor de 9.000 dólares de renta per capita inmediatamente seguidos por Alemania con algo más de 7.000. Un segundo grupo estaría formado por Italia y Francia con alrededor de 6.000 dólares. Después estaría España con 4.400 y después, para hacernos a una idea, estarían Polonia y Japón con 2.900. Resulta imposible meter en la comparación a la Unión Soviética ya que carecían de un sistema de precios y sus estadísticas económicas eran declaraciones de intenciones más que otra cosa. Si comparamos por población, tenemos (1935):

Estados Unidos 130 millones
URSS (los datos del censo de 1937 fueron destruídos y los encargados de hacerlo enviados al Gulag).
Alemania 69 millones
Japón 68 millones
Reino Unido 47 millones
Italia 42 millones
Francia 41 millones
Polonia 29 millones
España 24 millones

Por los datos que tenemos de las armadas que operan en el Mediterráneo, la mayor con más diferencia es la británica, seguida de la francesa, de la italiana y a cierta distancia de la italiana, la española (medido en unidades y en tonelaje). Sin profundizar estos datos ayudan a pintar el cuadro de dónde nos movemos en los albores de la guerra mundial.

Por terminar de pintar este cuadro hay que hacer referencia a los recursos disponibles. Alemania no contaba con un imperio colonial (perdido tras la Gran Guerra), Italia contaba con posesiones libias y un incómodo erial etíope (desde el que de tener recursos podía amenazar el comercio británico, de hecho, los italianos llegan a bombardear a los ingleses en Brunei). Por su parte Reino Unido tenía el mayor imperio colonial de la época, con la infinita India proveyendo a su industria y la colaboración sin fisuras de Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. Puede que Australia y Nueva Zelanda no fueran potencias indusriales pero cuentan a la hora de estimar la movilización de personal para la guerra. España apenas contaba con Guinea y el protectorado de Marruecos, pero en este último lugar se acuartelaba el Ejército de África, formado por carne de cañón mora y legionarios un tanto zumbados cuya filosofía era que la muerte es buena. Estados Unidos aparece en el inicio de la guerra como una potencia neutral (aunque pronto irá cambiando poco a poco de posición y se convertirá en el "arsenal de la democracia": su PIB era superior al del resto de aliados juntos y al de las potencias del eje juntas, nadaban en un mar de combustible y además estaban protegidos por dos océanos). Caso aparte es la URSS que era un imperio colonial en sí mismo, con todos los recursos necesarios para la guerra y con suficiente mano de obra como para no escatimar en estrategias costosas en vidas humanas. Creo que me falta Japón. Japón fue el país que antes de la guerra importaba el 90% de su combustible de Estados Unidos y al ser embargado lo ataca. Después conquistarán Indonesia y controlarán el 80% del caucho mundial, obligando a los aliados a desarrollar caucho sintético que resultó ser más barato y podía fabricarse en cualquier sitio. Otro highligjht japonés fue el intento de conquista de un país siete veces más poblado y 30 veces más grande que el suyo. Como nota al pie añadir que el soldado japonés apenas recibía dos mil calorías al día mientras que los aliados recibían más de cuatro mil. Datos que explican cosas.

Comienza la guerra


Alemania invade Polonia el 25 de agosto. Reino Unido (y un día después Francia) envían sendos ultimatums a Alemania que no son contestados, con lo que declaran al guerra a Alemania. El día 12 la URSS también invade Polonia y empieza sus operaciones de acoso a los países bálticos. tanto los países bálticos como los escandinavos (y Suíza, a quien nadie preguntó) declaran su neutralidad. Polonia tarda en desaparecer cuarenta días. en esos cuarenta días la URSS se irá comiendo a las repúblicas bálticas y los franceses inician la ofensiva del Saar, internándose unos kilómetros en Alemania para luego dar la vuelta y volver a refugiarse tras la línea Maginot.

El 30 de agosto Italia declara su neutralidad y al día siguiente lo hace España. Los dominios del Imperio británico declaran la guerra a Alemania. Durante dos meses la guerra se limita al territorio polaco mioentras la Fuerza Expedicionaria británica (160.000 hombres) va llegando a Francia. El 30 de noviembre la Unión Soviética ataca Finlandia que resistirá durante dos meses al incomparablemente superior Ejército Rojo.

Ingenieros de la industria petrolera americana se desplazan a Reino Unido para analizar información sobre las refinerías y pozos soviéticos. Británicos y franceses se plantean la destrucción de la industria petrolera soviética que está proveyendo de combustible al ejército alemán. Por este tiempo Hitler declara la guerra submarina sin restricciones y varios buques de potencias neutrales son hundidos. Esta estrategia es denunciada con contundencia por la Sociedad de Naciones. La URSS como ya hicieron en su día Alemania e Italia abandona la Sociedad de Naciones. Japón crea el gobierno títere de Nanking, pero tras su fracaso en el intento de invasión de Siberia comienza a centrarse en la estrategia naval, siendo cada vez más costosos sus avances en la China continental. Mussolini promete a Hitler entrar en la guerra "cuando sea el momento adecuado".

En España se teme que exista una quinta columna comunista, algunos conocidos activistas son encarcelados. Roosevelt aprueba la ley de Cash and Carry, pese a su neutralidad los Estados Unidos podrán vender material militar a contendientes siempre y cuando se pague en efectivo y sea transportado por el comprador. Japón trata de comprar material militar a los americanos pero Roosevelt se niega alegando un "embargo moral". España no se ve afectada por las medidas de embargo de armas y adquiere un primer envío de cazas americanos Curtiss P-36 que son transportados desmontados. De alguna forma que los historiadores todavía no se explican, pese a que el envío era de 12 cazas los españoles montan el doble, que son situados en aeródromos catalanes y baleares.

En el invierno de 1940 Reino Unido raciona la comida, llega carne de Estados Unidos, Canadá y grano de España. Alemania invade Noruega y Dinamarca. Reino Unido invade las Islas Feroe y prepara la invasión de Noruega junto a tropas francesas. La invasión es detenida en dos semanas.

El 10 de mayo comienza la ofensiva alemana en el frente occidental, el mismo día renuncia Chamberlain y asciende a la cancillería Winston Churchill. Los alemanes evitan la fortificada línea Maginot e invaden el Benelux como vía para la entrar en Francia. Por Luxemburgo y el bosque de las Ardenas, las primeras tropas alemanas en entrar en Francia son motoristas de la policía militar que se ubican utilizando guías Michelín editadas en Francia (como realmente sucedió). Reino Unido invade la neutral Islandia cosa que provoca cierto debate en España. ¿Podría el Reino Unido tratar de invadir España ante el riesgo de perder Gibraltar? El debate es impulsado por partidarios de la no intervención, sobre todo diputados de la CEDA. A lo largo del mes de mayo se rinden Luxemburgo, Holanda y Bélgica. Las reservas de oro de estos países son enviadas a tiempo a Inglaterra. Desde España se decide enviar a Estados Unidos parte de las reservas del Banco de España, una de las mayores del mundo, como seguro ante la posible necesidad de compra de material.

El rebasamiento del río Mosa en Francia por tropas de la Wehrmacht provoca el inicio de la llegada de franceses a España. El director del Louvre contacta con la Dirección de Bellas Artes de España para que se haga cargo en depósito de algunas obras. Ante la prensa esto es presentado como "exposición temporal de piezas del Louvre", en realidad se trata de ponerlas a salvo de los posibles bombardeos y de su robo por parte de los alemanes. Luis Buñuel dirige un célebre documental sobre el traslado de las piezas.

ARE Almirante Cervera
Con las fuerzas aliadas copadas en Dunquerque comienza su evacuación. De los 160.000 británicos que combatieron en Francia, en dos semanas había muerto casi la mitad. Todo el material militar hubo de ser abandonado. La Royal Navy controla el canal de la Mancha pero es incapaz de recuperar tanques, vehículos y artillería que queda en manos de los alemanes. Algunas de estas piezas son enviadas a Mussolini. El 10 de junio Italia declara la guerra a Francia y Reino Unido, al dia siguiente el gobierno francés se traslada a Tours, desde esa ciudad el gabinete de Reynaud ordena a la marina atacar objetivos italianos. A las 07:00 del día 11 la Marina Nationale bombardea el puerto de Génova, pero en su repliegue es alcanzada por una flotilla de submarinos italianos que dañan gravemente al crucero ligero La Marsellesa. Este buque, falto de velocidad abandona la flota y no la sigue hasta Córcega donde debía reagruparse, sino que intenta regresar a Tolón infructuosamente. Divisado a las 12:30 por el ARE Almirante Cervera el capitán de navío Juan Sandalio se ofrece a remolcarlo hasta puerto. Durante las maniobras de cabotaje los buques son descubiertos por la flotilla submarina italiana que torpedean a la renqueante nave francesa, la nave española emite protestas por radio que no son respondidas y entonces decide disparar una salva de aviso. La flotilla italiana abandona la zona.

A las 14:00 horas el embajador italiano en España envía una nota urgente al presidente de la república con la declaración oficial de guerra.


24 julio 2016

¿Y si no hubiera habido guerra civil española? III


 El golpe de estado fracasa y el gobierno recibe un balón de oxígeno muy necesario tras los altercados de los meses pasados. El sector priestista se afianza en el PSOE al tiempo que los caballeristas pierden influencia. El partido corre menos riesgo de dividirse. La actividad política de Falange Española pasa a desarrollarse exclusivamente en la clandestinidad, con sus medios de prensa cerrados y su cúpula en prisión o paradero desconocido. Renovación Española cuenta con un poco más de suerte pero su indiscutible líder, Calvo Sotelo, está preso y su ausencia en las Cortes se deja notar. Gil-Robles vuelve a ser el hombre fuerte de la derecha y paulatinamente irá acercando posiciones ideológicas hacia el sistema italiano.

Sin guerra civil el PCE continúa siendo un partido conocido pero no de masas. La afiliación izquierdista más motivada políticamente es la anarquista que pese a no presentarse a elecciones tiene una gran influencia en la negociación de la reforma agraria y las condiciones de trabajo. La Iglesia continúa siendo un actor relevante políticamente pero estará lejos de lograr una influencia decisiva en la enseñanza. Al mismo tiempo, el veto constitucional a la subvención pública de la Iglesia afectará negativamente al mantenimiento de su patrimonio, detalle que tendrá consecuencias.

Igual que sucedió en la "Sanjurjada" de 1932, los juicios a los implicados en el golpe tienen lugar a las pocas semanas. En esta ocasión no se conmutan las penas de muerte de los principales responsables militares, en el caso de los civiles muchos son encontrados no culpables al no hallarse pruebas. Calvo Sotelo es puesto en libertad pero decide refugiarse en Portugal.

Y en esto llegan los Juegos Olímpicos de Berlín, en los que esta vez sí participa España pese a haber amenazado (igual que el resto de países) con el boicot debido a la prohibición alemana de dejar participar en deportes a los judíos. Estas olimpìadas son un éxito propagandístico para la Alemania nazi. Durante esas dos semanas, la propaganda antijudía es retirada de las calles y reciben la visita de miles de turistas. Alemania ofrece su cara más amable pese a que la oposición antinazi ya se encuentra en campos de concentración, miles de judíos ya han sido asesinados y las Leyes de Nuremberg están en vigor.

En la prensa van adquiriendo cada vez más espacio los acontecimientos internacionales. A casi nadie se le escapa que desde el ascenso de Hitler al poder y con la política expansionista italiana —bombardeo de Corfú, "pacificación" de Libia, conquista de Etiopía— una próxima guerra está a punto de suceder en Europa. Tal como ocurre en la Primera Guerra Mundial, los acontecimientos internacionales salpican la política nacional. España se divide en principio entre partidarios de las potencias aliadas, partidarios del modelo italiano y seguidores del modelo soviético. Entre los primeros se encuentran los partidos republicanos y parte de la CEDA, entre los segundos Renovación Española y a favor de los soviéticos el PSOE y el PCE, pero no el POUM. Los anarquistas, nacionalistas y carlistas no adoptan preferencias.

En la política nacional los estatutos vasco y gallego son aprobados en las Cortes y se fija  para septiembre la fecha de las primeras elecciones. Los carlistas siguen negociando el estatuto navarro y aparecen reivindicaciones autonomistas en algunas otras regiones. Los disturbios en el país bajan de intensidad pero no desaparecen. Esporádicamente son ocupadas fincas y fábricas como medio de presión de las principales centrales obreras CNT/UGT. En Cataluña y Aragón en algunos pueblos se proclama el "comunismo libertario", la implementación de la reforma agraria tiene como consecuencia la creación de alguna comunidad campesina donde el anarquismo libertario se establece como sistema social, al estilo de los kibutzim israelíes.

Doctrinas militares

La "purga" de oficiales en el ejército obliga al gobierno a reformarlo una vez más, pero en esta ocasión la reforma se hará bajo supervisión militar. La renovación del material se hace sobre todo en la aviación, los astilleros están finalizando el crucero Baleares que con su gemelo, el Canarias, son de los cruceros pesados más rápidos del momento. Sin embargo no se promueve la adquisición de material móvil, ni transporte blindado, ni artillería, ni tanques; la última experiencia de guerra blindada en el teatro europeo (y mundial) es de la Primera Guerra Mundial. España seguirá la doctrina francesa de uso de los tanques como apoyo de la infantería.

Sin embargo los llamados "sucesos de julio" o la "segunda sanjurjada" ponen de relieve dos circunstancias: la primera, la utilidad del servicio de inteligencia y la segunda, la necesidad de que la autoridad republicana no trate como un elemento hostíl a las fuerzas armadas. Ortega en un artículo dice que la probada lealtad del ejército debe tener su respuesta en forma de lealtad hacia el ejército. En los análisis de las causas del golpe que lleva a cabo el gobierno de forma discreta, se llega a la conclusión de que el apoyo político-civil había sido muy limitado y que el golpe tuvo su principal causa en eld escontento militar hacia las reformas de Azaña de los primeros años de la República. Pese a mostrar una gran reticencia (y palabras nada agradables en sus Memorias) Azaña comprende la necesiodad de ser práctico y encarga la formación de una comisión para la renovación del ejército, su modernización, y, en su caso, su depuración. Franco, Miaja, Masquelet y Queipo de Llano son los principales generales presentes en esa comisión.

La España de 1936 es de los pocos países europeos que cuentan con una oficialidad en activo con experiencia de guerra (Marruecos) aún así el ejército arrastra muchos vicios del pasado: despropporción de altos mandos, corrupción, carencia de formación para la suboficialidad, etc. Como se ha dicho, se da un impulso a los servicios de inteligencia, adoptando un extenso uso de la radio, comunicaciones redundantes y se disponen nuevos cables submarinos entre los archipiélagos, Marruecos y la península. Se inaugura una nueva Escuela de Suboficiales, se adquiere nuevo material de formación para las escuelas de ingenieros (pese a la insistencia de Franco no se reabre la Academia de Zaragoza).

Al no haber guerra civil, no entran en España aviones alemanes ni soviéticos. La modernización de la Aeronáutica Militar se hace con aparatos ingleses (Bristol y Vickers) y estadounidenses (Douglas DC-2 y DC-3). Se debate la utilidad del entrenamiento paracaidista y para ello de forma experimental se forma una bandera paracidista legionaria. La idea era contar con una fuerza de intervención rápida capaz de lanzarse sobre un objetivo con poco o ningún preaviso.

En la Armada aparte de los mencionados cruceros pesados Canarias y Baleares, la construcción de los submarinos de clase D no se vió paralizada ni postergada.

En el ejército de Tierra la adquisición de material francés fue escasa ya que la doctrina de batalla se centró en el uso extensivo de la infantería.

La ausencia de guerra civil española afecta a otros países. Los alemanes no podrán entrenar a sus pilotos de Stukas ni los italianos podrán mejorar sus carencias en el despliegue de grandes contingentes de tropas. Pese a que en la URSS ya se estudia la doctrina blindada no se tiene experiencia de combate real y ninguna nación, excepto Alemania, ve un gran futuro a la guerra móvil.

La situación internacional

La remilitarización de Renania y la guerra en China ocupan las portadas de los periódicos. El gobierno republicano mantiene un perfil bajo, conocedor de la división política en España y aludiendo al precepto constitucional de la renuncia a la guerra como instrumento político. Salvador de Madariaga es nombrado representante de España ante la Sociedad de Naciones. Su condena a la ocupación japonesa de Manchuria le hace merecedor del nombre "Don Quijote de la Manchuria" (como realmente pasó en nuestra línea temporal).

España no se moja pero en el teatro europeo cada vez es más evidente que para la próxima guerra se formarán bandos en función de los sistemas políticos, cuya coexistencia pacífica parece ya imposible. Así, España se aproxima qa las posiciones de Francia y Reino Unido como vía para evitar el expansionismo italiano.

El pacto anti-comintern de contención de la URSS firmado por Alemania y Japón es rechazado por la Sociedad de Naciones sin mucho éxito. Al año siguiente, en 1937, se unirá a este pacto Italia. En marzo del 38 tiene lugar la anexión de Austria y durante esa primavera en varias ocasiones se moviliza parcialmente el ejército francés (como realmente sucedió). De la misma manera, España aumenta su actividad naval en el estrecho de Gibraltar y en las Baleares.

En julio del 38 tiene lugar la Conferencia de Évian en la que esta vez participa España que acepta acoger a 20.000 refugiados judíos alemanes y austríacos. En septiembre tiene lugar los Acuerdos de Munich, el intento de apaciguamiento de la Alemania nazi es vendido como un éxito diplomático italiano y el resultado es la anexión de los Sudetes checoslovacos al Tercer Reich. A la reunión asiste el ministro de Asuntos Exteriores de España Justino de Azcárate.

A comienzos de 1939 Alemania no aprueba el Plan Z (plan de renovación de la Kriegsmarine), porque entre otras cosas les faltan materias primas que en nuestra línea temporal obtuvo de España. En estos años de rearme y tensa paz en Europa, España exporta aluminio y tungsteno principalmente a sus socios comerciales británicos y franceses. También se firma un acuerdo comercial con Estados Unidos para la importación de petróleo. No se crea un monopolio de petróleos del estado sino que empresas norteamericanas comienzan a distribuir gasolina por el país.

En marzo Alemania no envía un ultmátum a Lituania para que ceda la región fronteriza de Klaipedia, sin embargo si lo hace por la Ciudad Libre de Danzig. En respuesta al expansionismo alemán, Reino Unido y Francia firman un acuerdo garantizando la independencia de Polonia. Alemania mientras tanto, establece el gobierno títere de Eslovaquia y se anexiona el resto de la República Checa, creando el Protectorado de Bohemia y Moravia.

Alemania envía pactos de no agresión a las naciones escandinavas, que la rechazan. Italia invade y se anexione Albania y también envía un pacto de no agresión a España, que lo rechaza.

El 23 de agosto la Alemania nazi y la Rusia comunista firman un pacto de no agresión. Al día siguiente envía un ultimatum sobre Danzig y el corredor polaco, que Polonia rechaza. Al día siguiente comienza la guerra (cinco días antes que en nuestra línea temporal y tal como estaba programado por el ejército alemán).